"Agiliza tu cuerpo, agiliza tu mente"

NE DO KWAN

Escuela de Artes Orientales desde 1986

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter

“Los masajes favorecen la liberación de endorfinas, hormonas que actúan como los antidepresivos naturales del organismo y que generan en los seres humanos emociones positivas de relajo y bienestar”.
Katherine J. R., Psicóloga.

TÉCNICAS UTILIZADAS SEGÚN LA NECESIDAD DEL PACIENTE:

  • Quiromasaje. Masaje Terapéutico.
  • Masaje de Relajación.
  • Reiki.
  • Terapia Craneo-Sacral.
  • Terapia de Polaridad.
  • Drenaje Linfático.

(Para más información consultar aquí).

El masaje es tanto un arte como una ciencia, en cuanto a arte posee una parte técnica, viva y por ello en constante cambio y adaptación. Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples para proporcionar relajación y favorecer el sueño, hasta el desarrollo específico de algunas más complejas para aliviar o eliminar dolencias concretas del cuerpo o el organismo.

Técnicamente, es un método de valoración (mediante la palpación) y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y trasmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos del cuerpo humano. Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo.

Masaje

Masaje de espalda

Hay distintos tipos de masaje manual, pero básicamente el objetivo de todos ellos es conseguir que cada músculo esté haciendo el trabajo que le es propio. Si existe un exceso de rigidez o tensión se actúa para liberarla; si el problema es de un exceso de laxitud se busca la estimulación para recuperar el tono del músculo. En definitiva, se estimula, relaja, alarga y equilibra la estructura del cuerpo.

El masaje además aumenta la circulación de la sangre. Se incrementa la temperatura de la piel y mejora su estado fisiológico. Se acelera la eliminación de toxinas estimulando el sistema linfático, por lo que es muy adecuado para mejorar problemas circulatorios y de retención de líquidos.

También baja las inflamaciones, disuelve las adherencias de los tejidos blandos y de ahí su importancia en la rehabilitación de lesiones traumatológicas (esguinces, fracturas consolidadas, luxaciones…). Distiende los músculos y tendones contraídos. Seda y relaja el sistema nervioso central y periférico recuperando el tono de la musculatura esquelética.

El masaje presenta un importante campo de acción, es un gran apoyo para la mejora de muchas patologías y debe utilizarse como complemento para mejorar nuestro bienestar, entendido éste como el equilibrio de nuestra energía vital.

Se utilizan diferentes procedimientos de aplicación de masajes, para devolver al cuerpo a su reequilibrio natural de bienestar y salud.